Post parto de la vaca lechera y mecanismos de defensa del útero
 

 

El parto debe ser el acontecimiento más importante en un rodeo lechero, porque se inicia un ciclo productivo y esto indudablemente tiene implicancias económicas.
Este momento en la vida reproductiva de la vaca sé vera rodeada de varias enfermedades si las condiciones de manejo no son óptimas, trayendo esto como consecuencias pérdidas de dinero y en muchos casos la pérdida de la vida del animal.
El manejo reproductivo debe apuntar a tener la mayor eficiencia posible, es sabido que el alargamiento del intervalo parto- parto ocasiona pérdidas muy elevadas, entre dos a tres dólares diarios, en las vacas que superan los 13 meses entre partos. Ahora, con esta cifra, podemos instalarnos en nuestro rodeo, tomar cuantas vacas están por encima de este parámetro,(13 meses), multiplicar cada día que paso, por 2 o 3 pesos y de está manera sabrá cuanto dinero pierde por año. Para manejar en forma optima este parámetro, debemos trabajar desde el principio en forma correcta. El principio será el parto y el manejo adecuado será el cuidado post parto de esa vaca recién parida.
Otro de los parámetros que también causa pérdidas económicas directas será el mayor consumo de semen por preñez lograda, el manejo para que estos costos bajen será una adecuada atención de esa vaca recién parida. Debemos proporcionarle al semen un medio ideal, sin material extraño, para que pueda fecundar al óvulo, indudablemente el cuidado del útero de esa vaca recién parida será el objetivo para que esto se cumpla.
La marcha de las investigaciones en el mundo han desarrollado métodos y drogas para poder intervenir con éxito en el manejo de los servicios, pero si no tenemos en condiciones la vaca desde el inicio de lactancia, ese útero, sé vera complicado de responder en forma adecuada a estos tratamientos, la forma adecuada será la atención y el manejo de la vaca en su período puerperal.
Como se puede ver el arranque reproductivo y productivo, es un adecuado manejo y tratamiento post parto.
Para iniciar un correcto manejo post parto, debemos tener mucha atención en el manejo de la vaca en transición, en este momento, el manejo de sales aniónicas y estado corporal será sumamente importante, una incorrecta atención de esto, puede ser responsable de la fiebre de leche, retención de placenta y endometritis.
Producido el parto, entramos en el período de puerperio y recuperación uterina. En esta etapa que va hasta los 30 días, la vaca deberá eliminar: la placenta, líquidos, restos de tejidos y hacer una correcta involución uterina. Pero debemos recordar, que fisiológicamente en este período de tiempo, estará haciendo su curva ascendente en producción de leche, estará en balance energético negativo, deberá producir su involución uterina, iniciar sus ciclos sexuales lo más pronto posible, para poder ser inseminada en un plazo máximo de 90 días, de esta manera, tener un intervalo entre parto de 12 o 13 meses.
Como se puede apreciar, desde el punto de vista reproductivo, el momento de mayor importancia, es el tiempo que vá, desde el parto hasta los 90 o 100 días de parida, un incorrecto manejo en este lapso de tiempo, tendrá consecuencia en alargamiento del intervalo entre partos y esto ocasiona pérdidas económicas muy importantes.
Todo parto es un proceso séptico, en el cual hay una alta contaminación bacteriana, el organismo por intermedio de su aparto inmunológico inicia una limpieza, del útero, por medio de la fagocitosis, de esta manera se entabla una lucha entre bacterias y el sistema inmunológico representado por monocitos y neutrofilos.
Esta batalla, tiene su pico máximo, en los días,14 a 19 post parto, si el organismo no pudo vencer a su invasor, este continuará multiplicándose, ocasionando una infección en el útero.
Ya podemos ver, cuando debemos intervenir, es el tiempo que vá, desde el día 15 al día 20, lapso, en el cual el organismo, si ganó, la batalla, estará el útero sin problemas, completando su involución. Si período la guerra, encontraremos una infección que será crucial nuestra intervención, para poder frenar su multiplicación y por medio de una terapéutica adecuada, poder restablecer la normalidad de un útero, que debe estar en condiciones antes del día 40 o 45, para poder iniciar el periodo de servicios. De esta manera poder manejar intervalos entre parto de 12 o 13 meses.
La practica de revisación ginecológica, debe ser entre los días 15 o 20 post parto, por las razones expuestas, pero también hay que recordar, que la intervención antes de este período, puede ser perjudicial, porque los antibióticos y soluciones desinfectantes son frenadores de la fagocitosis y este es el mejor instrumento, que posee el organismo para poder defenderse, debemos ser muy cuidadosos en la aplicación de terapéutica en vacas recién paridas.
Como elemento indispensable, en el sistema de defensa del útero, ante la invasión bacteriana, tenemos a la fagocitosis, para poder medir la capacidad de defensa de cada vaca, realicé la medición de la capacidad fagocítica, en forma individual a cada vaca, dando como resultado, que vacas con capacidad fagocítica disminuida, presentan infecciones uterinas, esta técnica nos permite, anticiparnos al problema, sabiendo antes del hallazgo clínico el problema que se nos avecina.
En este trabajo, hice el seguimiento a 191 vacas, teniendo la prueba un acierto del 78,3 % en forma individual y del 89 % cuando sé midió al rodeo en su conjunto.
Con este resultado, realicé el seguimiento a 101 vacas, a las cuales se midió en forma individual la capacidad fagocítica y se les aplicó dos dosis de prostaglandina, en su etapa puerperal, previa revisación ginecológica, los resultaron indicaron, que las prostaglandinas, no modificaron él índice fagocítico y las vacas detectadas como problema, antes de aplicar la dosis de prostaglandina, presentaron endometritis en la revisación ginecológica. La pregunta que podemos hacernos es: ¿sí una vaca bien manejada en su etapa puerperal, padeció una endometritis se verá comprometida su vida reproductiva?
En un seguimiento que realicé sobre 3.136 vacas, en las cuales se relacionó, sus hallazgos puerperales, sus tratamientos posteriores, el intervalo entre partos y el consumo de semen fue similar para el grupo que padeció una endometritis y el grupo que no sufrió la enfermedad. Esto es como consecuencia de haber realizado un seguimiento muy estricto en esta etapa puerperal, una correcta revisación post parto, seguimiento de las vacas tratadas hasta su curación definitiva y la elección de un buen tratamiento para curar sus infecciones uterinas.
Las malas involuciones uterinas pueden ser un factor de riesgo para la reproducción posterior?
En un seguimiento que realicé, se demostró que las malas involuciones uterinas, en el periodo puerperal, siempre que no estén comprometidas, con una endometritis no son factor de riesgo, para la reproducción posterior, en el trabajo prácticamente no se encontró diferencia, en los para metros reproductivos entre el grupo con mala involución uterina y el grupo normal.
Que tratamiento debemos hacer en las endometritis?
Tendremos que tener en cuenta, cuando realizamos un tratamiento de endometritis algunos aspectos:
1º) el material purulento será un medio, hiperosmotico, hiperiónioco, con alto contenido de potasio y fósforo, poco calcio, poco magnesio, la albúmina y las proteínas serán mas bajas que en el suero.
2º) el micro ambiente del sitio de la infección debe ser compatible con el fármaco elegido.
3º) El medio uterino es anaerobio, hay que tener en cuenta que algunos antibióticos no actúan en medios anaerobios.
4º) el afecto de casi todos los fármacos, es mejor cuando el microorganismo se encuentra en crecimiento y dividiéndose, momento en el que es más sensible. Cuando la infección se instala por mucho tiempo, la tasa de crecimiento bacteriano se reduce y la sensibilidad a los tratamientos se ve modificada.
Teniendo en cuenta estos conceptos, realicé el seguimiento a 300 vacas con endometritis detectada en su revisación post parto.
Se formaron dos grupos, uno se trataba con un antibiótico intramuscular y el otro grupo con un antibiótico intrauterino.
Los dos grupos se formaron al azar. Los resultados fueron los siguientes:
Con dos tratamientos por vía intrauterina, se curó el 87 % de las vacas, en ese mismo lapso de tiempo, con la vía intramuscular se curó el 60 % de las vacas.
En un trabajo realizado por (Bretzlaf et al) dieron vía endovenosa altas dosis de antibióticos solo lograron tener en el sitio de la infección, la mitad de la concentración inhibitoria mínima, para actuar contra las bacterias presentes. Indudablemente con este hallazgo la vía de elección para el tratamiento de las endometritis debe ser la vía intrauterina
Otro de los puntos, muy importantes, a la hora de decidir un tratamiento, es el tiempo de retiro de leche, hay que tener muy en cuenta este concepto, ya que la pasteurización no destruye los antibióticos. Trabajos recientes muestran que manteniendo la leche a 100 º C durante 30 minutos, destruyen solo una parte los antibióticos contenidos en la leche. La presencia de antibióticos en leche, debe ser una preocupación cotidiana, de cada productor y profesional, debemos ser concientes del peligro que provoca, la presencia de antibióticos en leche para el consumo humano, dando lugar desde resistencia bacteriana, hasta hipersensibilidades medicamentosas, además de las pérdidas que le ocasiona a la industria, por la mala calidad del producto final.
Teniendo este concepto presente, realicé el siguiente trabajo: con cefapirina benzatinica, producto intrauterino, descrito por su fabricante con tiempo de retiro en leche 0 días.
El objetivo fue probar su eficacia en los tratamientos intrauterinos y medir la relación costo beneficio.
Se utilizaron 380 vacas, con endometritis y se les aplicó el producto hasta su curación definitiva, los resultados indicaron, que en la primera tanda de tratamientos, se curo el 65 % de las vacas, si tenemos en cuenta con dos tratamientos el % fue de 92,8 %.
Teniendo en cuenta el costo de los tratamientos alternativos, más el retiro de leche, el costo del tratamiento con cefapirina resulto un 88 % mas bajo que los tratamientos convencionales.
El siguiente estudio pretendí ver, como se comportaba la cefapirina benzatinica, ante vacas que se midió su capacidad fagocítica, para este trabajo conté con 97 vacas que presentaron una endometritis en el momento de su revisación post parto, a cada vaca se había medido su capacidad fagocítica, el resultado fue, que vacas con capacidad fagocítica reducida, se curaron con 1,7 tratamientos por vaca y la curación con dos tratamientos fue del 86 %.
Debemos recordar que la mayor pérdida en los rodeos lecheros, se producen, por intervalos entre partos muy largos, que la única forma de modificarlo, es atacando el problema en su conjunto y desde el principio, el mayor índice de refugo en los tambos, es por problemas reproductivos, frenando de esta manera, la eliminación de vacas, por producción, fenotipo etc. En muchos casos se pierden vacas de gran merito productivo y fenotípico por no poder preñarla y la causa de su venta, tal vez fue un mal manejo de su puerperio.
Debemos ser muy concientes que los primeros 100 días, marcan a fuego la vida de cada vaca y los primeros 30 días son la clave del manejo reproductivo.


DR. RODOLFO MURRAY

 

Volver a articulos de interes

VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL